Atención en la fase terminal

Ofrecemos un soporte emocional, espiritual y sanitario en el domicilio durante la fase final de la vida, tanto al enfermo como a la familia.

EL SERVICIO INCLUYE:

  • Visita diaria y atención telefónica y asistencial incluida las 24 horas (excepto urgencias).
  • Valoración integral del enfermo, que nos permita tomar decisiones sobre los objetivos diarios.
  • Información sobre el proceso: signos, sintomas, complicaciones y particularidades para evitar el sufrimiento emocional.
  • Apoyo emocional y psicológico al enfermo y los familiares.
  • Capacitación de la familia en la resolución de urgencias.

¿Por qué contratar nuestros servicios?

Proporcionamos la posibilidad de acontecer el final de vida en el domicilio del enfermo, apoyado por un equipo sanitario con formación específica en cuidados paliativos.

Destacamos el soporte emocional tanto al enfermo como a la familia en éstos momentos tan delicados.

Ofrecemos seguimiento continuo por la misma enfermera de referencia.

Solicite su presupuesto personalizado

Preguntas frecuentes

La diferencia principal es que los cuidados paliativos pueden iniciarse en el momento del diagnóstico de la enfermedad crónica donde el objetivo terapéutico es de carácter curativo y que en primera instancia proporcionará apoyo psicológico y emocional para afrontar los diferentes cambios que conllevarán la evolución de la enfermedad hasta que la enfermedad alcance la fase avanzada de la misma (meses o años) donde comenzarán los cuidados en fase terminal.
La fase terminal es una fase característica de cualquier enfermedad crónica en la cual no tenemos ningún tratamiento específico curativo o con capacidad para retrasar la evolución y que conlleva la muerte progresiva en un tiempo variable (normalmente inferior a 6 meses) y que provoca síntomas intensos, multifactoriales, cambiantes y conlleva un gran sufrimiento (físico, psicológico y espiritual) en la familia y el paciente.

El objetivo de la atención enfermera, durante esta fase, es cuidar al paciente y a la familia, a pesar de la progresión irreversible de la enfermedad, proporcionando la máxima calidad de vida, mediante el control de signos y síntomas (físicos, psicológicos y espirituales) del enfermo y de la familia hasta que acontezca la muerte.

Por supuesto. Además este es uno de nuestros objetivos principales y es que nuestros mayores tengan la misma oportunidad que otros enfermos, de pasar sus últimos días de vida en su casa rodeados de sus familiares como desean la mayoría. Es cierto que la incertidumbre, la falta de apoyo emocional y la sensación de falta de capacidades por parte de los familiares conllevan a un ingreso hospitalario por claudicación. Sin embargo, en esto consiste nuestro trabajo. Aportar información y apoyo emocional que elimine la incertidumbre y la sensación de incapacidad de los familiares para proporcionar unos cuidados excelentes en su domicilio.

No. La sedación es el último recurso cuando los síntomas son refractarios, es decir, aquellos que no pueden controlarse adecuadamente a pesar de los intensos esfuerzos para encontrar un tratamiento tolerable en un plazo razonable sin que se comprometa la conciencia del paciente y que produce un sufrimiento en el enfermo. Pero no siempre es necesario ya que la somnolencia asociada al desequilibrio electrolítico puede disminuir la necesidad de sedación, característico en la demencia.
La fase de agonía es diferente en cada persona y por lo tanto no puede establecerse, en ningún caso, un tiempo definido de duración. Sin embargo, podemos determinar que puede durar desde horas o hasta 2 semanas, aproximadamente.
Su enfermera de referencia estará disponible telefónicamente las 24 horas del día y acudirá a su domicilio, en caso de necesidad sin coste añadido.
Translate »